China es un gran país para viajar. Alrededor de Pekín hay varias ciudades o pueblos que son grandiosos para visitar incluso aunque sea por el fin de semana o por un par de días. Aquí hay algunas sugerencias de lugares a lo que podrías ir:

 

 

Chéngdé (承德) 

 

Es un viaje de 4-5 horas en bus o tren desde Pekín, y fue en un tiempo el lugar de vacaciones de los emperadores de la dinastía Qing. Cosas que ver incluyen: un parque imperial (避暑山庄;Bìshŭshānzhuāng) y ocho monasterios construidos para los diferentes grupos étnicos de China. Entre los ocho monasterios hay uno que luce como una pequeña réplica del Potala Palace en Lhasa, en caso de que no puedas ir a Tibet.

 

 

Xī’ān (西安)

 

Es famoso por los Guerreros de Terracota que fueron enterrados con el primer emperador de China, Qínshĭhuáng. Otros sitios interesantes son Bànpó sitio donde continúa una de los primeros sitios de asentamiento en China, que data de cerca de 7000 años atrás. Xī’ān fue la capital de numerosas dinastías, y el Shănxī Provincial Museum es también el mejor del país, definitivamente vale la pena una visita a esta ciudad.

 

 

Dàtóng (大同)

 

Es otra opción para el fin de semana. Aunque la ciudad es una de las más contaminadas en China (debido a la operación de minas de carbón), hay algunos sitios agradables en el lugar. El Monasterio Colgante (悬空寺; Xuánkōngsì) te quita el aliento ya que cuelga de un acantilado y las Yungang Grottoes (云岗石窟; Yúngăng Shíkū) es una de las tres más famosas cuevas que contienen tallados Budistas.

 

 

Tiānjīn (天津)

 

Es sólo otra gran ciudad, pero es diferente de Beijing en muchos aspectos y como está cerca, no hay razón para no ir a visitarla, incluso si es sólo por un día. El mercado Yánghuò Shìchăng (mercado de artículos occidentales) es un buen lugar para caminar y comprar buenas réplicas de antigüedades.